Osteopatía

La osteopatía es una medicina manual cuya base es la globalidad del cuerpo. Todo está en íntima relación, por lo tanto la alteración de un sistema afecta el funcionamiento de los otros. Por ejemplo, tratando un mal funcionamiento del hígado puede mejorar el dolor en el hombro derecho o viceversa.

La osteopatía tiene como objetivo la búsqueda del origen del problema y mediante un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado se solucionará el motivo de consulta.

Mediante la osteopatía ayudamos a re-equilibrar el organismo centrándonos en la estructura, mejorando de ese modo el funcionamiento del cuerpo. Se utilizan para el tratamiento técnicas suaves y seguras, adaptadas a cada paciente y a sus necesidades, teniéndose en cuenta la edad, el sexo, la tipología, el estado de salud del mismo, etc.

Osteopatía pediátrica

El parto es el proceso más crucial en la vida de los seres humanos, de cuya evolución dependerá la calidad de vida posterior. El bebé debe atravesar varios estrechos anatómicos, unos óseos y otros musculares. En este proceso de paso es donde se pueden generar la mayoría de disfunciones en el recién nacido.

Con el tratamiento osteopático nos acercamos de manera suave al recién nacido para ayudarle en las diferentes dolencias y mejorar su calidad de vida. Existe una larga lista de problemas o alteraciones en bebés y niños que podrían recibir una mejor funcionalidad gracias a la aplicación de un tratamiento osteopático. Entre estas alteraciones podemos mencionar:

  • Cólicos. Los cólicos son un trastorno del sistema digestivo del bebé. Los cólicos pueden hacer que un bebé no pare de llorar día y noche. Esto deriva en trastornos del sueño, constante agresividad y mal humor del bebé, etc.
  • Problemas articulares y dolores derivados del mal desarrollo de la postura correcta.
  • Problemas hormonales causados por la disminución de la función de la glándula pituitaria debido a la compresión por los huesos del cráneo.
  • Sistema inmune deprimido.
  • Trastornos de atención, derivados de una hiperactividad y una incapacidad para relajarse.

Si tu bebé presenta alguno de estos síntomas, no lo dudes más y contacta con nosotros!